El recital de ayer fue una experiencia muy buena. Gracias a quienes se dieron cita por allá y al Taller Público Silvano Lora por prestarnos el espacio para celebrar la vida de Salomé Ureña, Manuel del Cabral y de compartir poesía. Hoy, El Arañazo se mueve a Santiago para co-participar del zarpazo poético en la ciudad corazón. Allá nos vemos. 

Anuncios