Tienes cuervos en los ojos, Mila,

tienes cuervos muertos.

Toma esta tarde de asueto

para fumar alas rotas

y cavar silencio.

llueven pétalos de pólvora

en cada uno de tus otoños

ea tierra se abre y llora.

Quién sigue, Mila, quién sigue?

es temporada de caza

de trocear psiques en el porche

de dar uso a la batea

coge tu revólver y tus botas

y riega el ron a los muertos

ve, como siempre, de blanco

para allí sellar las memorias.

Lo disfrutas, Mila.

Tu comisura intenta escaparse

mientras arrastras entrañas

sin pudor, sin guantes

reviviendo carroñeros

rimando mentiras.

Canta, Mila, canta

las almas no son infinitas

los lobos no siempre duermen.

Anuncios